CONGRESO NACIONAL TDAH VALLÈS

Presidenta Congreso TDAH Vallès
Anna López y Campoy Presidenta TDAH Vallès

 

III Congreso Nacional sobre Diferencias Individuales y Necesidades Educativas Específicas.

¿Fracaso Yo?, ¿Fracasas Tú?, ¿Fracasa el Sistema?

 

Hace años que la educación intenta asumir retos trascendentales (educar en un entorno definido por los cambios políticos). La educación se ha utilizado como una herramienta política, donde los individuos no son lo importante.

Ante este reto, el sistema educativo actual, es poco organizado, poco eficiente, desmotivador, obsoleto, esto se percibe desde sus principales usuarios y agentes (alumnos, maestros, familias).

La sociedad lleva ya muchos años aceptando el debate político,  sobre la comprensibilidad y la organización de la atención a la diversidad social, de razas, culturas, religiones, es el debate aceptado porque políticamente queda muy bien, pero que crea malestar y creencias generalizadas de la población que se lamenta continuamente que sus necesidades no son atendidas, y que los pocos recursos existentes (que salen de sus bolsillos) se dedicando a paliar estas diversidades políticamente correctas.

Pero existen otras diversidades que son invisibles, y que no tienen unos credos tan importantes, pues políticamente no son agradecidas de asumir dado el elevado porcentaje emergente, y hablamos de diversidad en el ámbito biológico o psicológico, son los grandes olvidados del sistema (su incidencia supone un 5-10% de la población escolar) para muchos profesionales su incidencia es superior, entorno al 15%.

La sociedad, o un colectivo importante (no sabemos porque, o a que intereses defiende), aboga por acusar a las familias y  colectivos profesionales de intereses ocultos,  de  fomentar e impulsar las dificultades de nuestros hijos, y en el más benévolo de los casos,  nos acusan de ser malos padres o malos educadores. Pero las familias somos muy persistentes y confiamos en los avances que proporcionan los estudios científicos y las investigaciones genéticas.

Hoy ya podemos observar dado el incremento de formación de los profesionales, los primeros síntomas a los 5 o 6 años, en general la detección, comienza a ser visualizada sobre los 8 años, pero todavía hay un gran número de afectados que el promedio de detección es sobre los 10 años, esta   demora perjudica la evolución educativa y social de los afectados. Entre el 60 y el 80 por ciento de los niños afectados, continúan con problemas en la edad adulta.  Y de los detectados con dificultades de aprendizaje el 20 ciento tienen TDAH.

Según la OMS, es la sexta causa de discapacidad y morbilidad. La vida laboral de los afectados se reduce en 14 años, (los suicidios tienen una incidencia de entre 15 y 30 veces mayor que en la población general y también observamos como a lo largo de su ciclo vital su salud sigue resentida). Las separaciones conyugales y los conflictos laborales doblan la frecuencia de la población general.

Son niños/adolescentes catalogados en muchas ocasiones de vagos, polémicos, mal educados, en definitiva conflictivos, sin hablar de los padres que somos la “Mosca Cojonera”  de las administraciones públicas  y de los tutores y escuelas.

PERO LOS PADRES SABEMOS QUE NUESTROS HIJOS NO SON LOS ESTANDARES, TAMBIÉN SABEMOS QUE TRABAJANDO  EN EQUIPO CON LOS DOCENTES Y TERAPEUTAS UN GRAN NÚMERO DE NIÑOS SON ABSOLUTAMENTE RECUPERABLES. EL ESFUERZO  QUE PEDIMOS A LAS ADMINISTRACIONES ES MUY  PEQUEÑO, Y LAS REPERCUSIONES SON MUY GRANDES, PUES  EVITARÍAMOS UN GRAN PORCENTAJE  DE FRACASO ESCOLAR Y LA MARGINACIÓN EN MUCHOS CASOS.

  Y  esto se da  tanto en la escuela pública, como la escuela concertada, como la privada,  la sensación que tenemos  las familias  es que la sociedad nos lanza a  las manos de los padres el mensaje  de que somos un fracaso y que no dedicamos el tiempo suficiente para ayudar a nuestros hijos, (los padres tenemos que  hacer de padres) y transmitir los valores  que desde la familia honestamente podemos transmitir, valores que siempre serán diferentes en cada caso.  No hay, ni habrá dos familias iguales, como no hay, dos afectados iguales. El sistema está organizado para un alumno estándar y está poco preparado para ofrecer un tratamiento personalizado y atender la diversidad. Es un sistema que ignora la dimensión emocional de los alumnos y olvida que el proceso de aprendizaje, tiene su motor en las motivaciones y en el trabajo de ayudar al individuo a mantener su autoestima.

La innovación que requiere el sistema, es muy económica y nada complicada,  necesita la flexibilización del proceso de aprendizaje,  la comunicación con las familias y los terapeutas  y la dotación a los profesionales de las herramientas necesarias, esto supondría ganar en mejoras continuas, en  niveles de comunicación normales en  la era de la comunicación, en individuos motivados y controlados, en niños y adolescentes canalizados hacia su proyección personal individualizada en función de sus habilidades personales.

La aplicación de este principio de flexibilización e innovación en la enseñanza obligatoria, se tendría que enfocar en dar a cada cual  las herramientas  que funcionalmente le sean  útiles y más adecuadas  con el objetivo de que puedan lograr una titulación básica, pero a la cual se podría llegar por vías diferentes. Los mecanismos deberían ser diferentes para cada individuo, para asegurar la equidad en el punto de llegada.

En este momento nos encontramos a los alumnos en medio de dos tendencias; los partidarios de un proceso de aprendizaje centrado en la evolución del niño /adolescente,  y los partidarios de fijar el aprendizaje en torno a las diferentes materias del conocimiento.

Nuestra propuesta para dar respuesta a las diversidades invisibles desde la educación, se centraría en cinco grandes áreas de actuación, donde inevitablemente deberían trabajar coordinados todos los actores.

1- La Administración: tiene que hacer un trabajo de investigación y detección del porcentaje real de las problemáticas en NNEE en nuestro país,
de los centros con más dificultas para trabajar la diversidad invisible. Ya existen herramientas que pueden hacer este trabajo desde una edad muy temprana.

2- Los centros: tendrían que tomar medidas para crear un marco de trabajo a través de normas organizativas que posibiliten la realización de actividades por y en la diversidad.

3- Los profesores: su trabajo tendría que adoptar los modelos de trabajo que posibiliten una verdadera educación que respete la pluralidad y la diversidad de los alumnos.

4- Los alumnos: comportaría una concienciación y auto reflexión personal, de las peculiaridades de ellos mismos y el respeto y aceptación de estas peculiaridades.

5- Los Padres: tienen que trabajar conjuntamente con los centros, evitando el “tú tienes la culpa”, hay que definir que el trabajo sea en la misma línea de las pautas educativas que rodean a nuestros hijos.

Por último y como  conclusión, proponemos  la creación y fomento de un marco legal, que trabaje por un sistema educativo respetuoso con la autonomía y gestión de los centros, con capacidad de decisión, por  currículos abiertos y adaptados a las distintas etapas y circunstancias personales de los alumnos, flexibles y abiertos a las prácticas educativas adecuadas a las características de cada centro, de cada grupo/aula. Las necesidades de cada alumno,  no pueden depender en última instancia de la cantidad o calidad de los recursos humanos y materiales que dispongan en cada centro,  las administraciones  deben dotar  a aquellos  centros que necesiten de más recursos en función de las demandas a cubrir.

En definitiva, un marco legal para definir las necesidades educativas existentes y la conexión padres/escuela que resultaría de gran ayuda práctica, al tratarse de un concepto dinámico, interactivo, e individualizado.

 

Una respuesta a “CONGRESO NACIONAL TDAH VALLÈS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *